Los edificios religiosos de este territorio de frontera merecen una atención especial. En ellos podemos ver los signos de estilos arquitectónicos mezclados con las necesidades de la población y los propios materiales que se encontraban en el entorno.

 

El legado en creencias es proporcional a la herencia que suponen en patrimonio y el signo inequívoco de la importancia de la iglesia como punto de reunión, lugar de oración y meditación. Muchas son las iglesias parroquiales de interés artístico en la comarca. La antigua iglesia de la Sangre de Cristo de Sarrión, es un edificio de época románica de transición al gótico. Recién restaurada, conserva la portada románica del siglo XIII.

img_iglesias

Es obligado conocer la ex-colegiata de Santa María la Mayor de Rubielos de Mora, edificio renacentista del s. XVII. En su interior alberga un interesante retablo gótico que representa desde la vida de la Virgen, la Pasión de Cristo, los evangelistas... todo ello con una gran paleta de colores que lo convierte en una joya. Y la otra la iglesia ex-colegiata de Santa María la Mayor (s. XV) de Mora de Rubielos. Es de una sola nave con capillas hornacinas entre sus colosales contrafuertes. Su anchura es tal que, en su estilo Gótico Mediterráneo, es la más ancha de España después de la iglesia de Girona. En su interior atesora una interesante reja del siglo XV, y entre otras, la capilla manierista del Sagrario (s. XVII).

 

La iglesia de Valdelinares se conoce como parroquia de la Virgen de las Nieves, nombre apropiado teniendo en cuenta que se trata del municipio más alto del país. Ésta se realizó en mampostería y en piedra sillar. La portada se divide en tres cuerpos que decrecen en altura; del gusto del barroco. Esta es sólo una muestra, pero hay muchas más. Además de las interesantes ermitas que salen al paso. (BIC) Alcalá de la Selva San Simón y San Judas (s. XVI) Arcos de las Salinas La Inmaculada (s. XVIII) Cabra de Mora San Miguel (s. XVIII) y Linares de Mora La Inmaculada (s.XVIII).